Cuando Benedetto se fue de Boca, los hinchas sabían que, pese a su flojo presente, perderían un estandarte importantísmo y una cuota goleadora clave. Su último partido en la final de la Copa de la Superliga, con Tigre, no había permitido una linda despedida.

Y a Francia fue con sed de revancha. Necesitaba reencontrarse con el gol. Su debut no había sido el esperado: erró un penal que le hubiera dado la victoria al Olympique de Marsella y se comió el reto de su entrenador, que le reprochó la decisión de ejecutar la pena máxima.

Algunos partidos después, la historia es distinta. Luego de su doblete ante el Mónaco, en el triunfo de su equipo 4-3 ante el Mónaco, el Pipa rompió un récord nada más llegar. Con cuatro tantos, además de ser el tercer máximo anotador del torneo, por el momento queda en la historia grande del conjunto marsellés. Cada 88 minutos, el ex Arsenal conquista la red, por lo que se transformó momentáneamente en el goleador con mejor promedio del Olympique y el que tuvo un arranque más fructífero: lo logró en tan solo cinco partidos, y en uno ingresó desde el banco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí