Lamentablemente en el fútbol muchas veces pasan cosas ingratas que los propios jugadores tienen que vivir dentro de una cancha.

Este es el caso de lo que tuvo que soportar Mario Balotelli en el partido entre el Brescia ante el Verona, donde el racismo otra vez fue protagonista.

El delantero durante el partido se cansó, agarró la pelota y la tiró a la tribuna acompañado con un gesto. Además también amagó a irse pero tanto compañeros como rivales lo pararon y lo retuvieron dentro del campo. ¡Repudiable! Mirá

Artículo anteriorLa Bombonera habló
Artículo siguiente¿De Paul y el mejor gol del fin de semana?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí