Para dar inicio a la Copa América de Brasil, el local y Bolivia se reunieron en el estadio Morumbí, donde habitualmente hace local el San Pablo, con la presencia arbitral de Néstor Pitana. El conjunto brasilero, sin la presencia de Neymar, llega a una competición con la obligación a ganar por la gran presión que le genera la nación futbolera tras el mundial organizado año atrás.

El primer tiempo fue solamente generado por las ocasiones que generó el combinado local. Brasil fue el que tuvo la pelota por más tiempo y que más dominaba en el campo rival, pero las situaciones de gol generadas eran desaprovechadas por tiros desviados o por alguna fácil intervención del arquero Carlos Lampe. La única importante fue un cabezazo en el palo proveniente de Thiago Silva.

Bolivia no hizo mucho a su favor, ya que dependió de que el equipo de Tité no le haga goles por encima de poder sobreponerse en el marcador. Muy pocas contras surgieron, pero en ninguna ocasión Allison tuvo que hacerse cargo de una pelota peligrosa.

Para el complemento Brasil no perdió el tiempo y, al poco tiempo de iniciado el partido, se puso por encima del marcador con Coutinho mediante un penal que tuvo que ser confirmado a instancias del VAR por una mano de Adriano Jusino. Tal fue la intensidad que pocos minutos después volvió a aparecer el atacante de Barcelona para cabecear en soledad ante un delicado centro de Roberto Firmino.

Tras estos goles, Brasil bajó la intensidad generada en todo el encuentro para volver a levantar en la recta final del partido con una gran jugada del recién ingresado Everton, quien tomó la pelota en el ataque de la banda derecha, se perfiló para su pierna hábil y la colocó contra el ángulo izquierdo del arco boliviano.

Con este 3 a 0 arrollador, Brasil se posiciona como primero del grupo A, a falta de que jueguen su encuentro Perú y Venezuela mañana para completar los partidos de la primera fecha de la zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí