Las comparaciones que se puedan llevar a cabo entre Bianchi y cualquier otro técnico que se siente en el banco de Boca siempre van a ser odiosas. Incluso, parece imposible que alguien vuelva a igualar la tarea realizada por el Virrey, quien obtuvo nada menos que tres Libertadores, dos copas del mundo y cuatro torneos locales en la Ribera. Pero cuando de las estadísticas de inicios se trata, tras el partido de ayer en el Nuevo Gasómetro parece haberle surgido un competidor: Gustavo Alfaro.

Este Boca del Lechuga, a veces criticado y poco valorado por su fútbol no “vistoso”, es uno de los más eficaces de los últimos tiempos. Su gran momento en la Superliga, en la que se encuentra puntero en soldead, y con las semifinales ante River en la Libertadores como próximo objetivo, hacen de este equipo un rival difícil de quebrar. Tal es así que ha superado en un aspecto a Bianchi: en sus primeros 39 partidos, Alfaro fue vencido tan solo tres veces, una menos que el ex Vélez.

Las derrotas ante Atlético Tucumán por Superliga, Paranaense por Libertadores y Tigre por Copa Superliga son las únicas manchas en su ciclo. Por su parte, el DT más ganador de la historia de Boca había caído en cuatro ocasiones, aunque a esa altura de partidos sostenía algo que lo aventajaba: un mayor porcentaje de efectividad en cantidad de puntos.

Así es como el ex entrenador de Arsenal y Huracán empieza a escribir de a poco y en silencio su historia en Boca. Con un título obtenido hasta el comento (la Supercopa 2019 ante Central), Alfaro no se baja ni del certamen local ni del continental. A las críticas por su estilo hace oídos sordos, mientras tanto sigue sumando y rompiendo récords con su equipo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí