Los jugadores del futsal de Gimnasia y Esgrima La Plata fueron hasta Estancia Chica para conocer a Maradona y entre selfies y fotos grupales, el mítico diez puso el gancho en la pierna del goleador y a las pocas horas se convirtió en tatuaje. Un recuerdo imborrable para Borruto.

El jugador que llegó al futsal del Lobo en el último mercado de pases, no dudó en pedirle al astro argentino que le firmara un autógrafo, pero de forma especial. No con la clásica camiseta o en la común hoja, o hasta en alguna foto u objeto de mucho valor. La firma fue a parar en el muslo derecho del futbolista, quien horas después, decidió convertírselo en una firma inmortal. ¡Se lo tatuó!

“Significa mucho, es mí ídolo, estoy muy agradecido a la Comisión Directiva de Gimnasia por hacer posible mi sueño. Tenía dos tatuajes del Diego y quería el tercero y que mejor que la firma hecha por él. Por suerte se me dio, gracias a Dios y al fútbol, soy un afortunado”, declaró emocionado Maximiliano Borruto, en diálogo con el Diario Olé.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí