Boca está entrando en una etapa en la cual todos los partidos son importantes, y Alfaro no querrá arriesgar que se lesione ningún jugador. Es por eso que esta mañana mandó a Lisandro López, pilar de su defensa, a entrenar apartado del plantel. El jugador no arrastra ninguna molestia, pero el DT habrá querido que descanse y no provocar ninguna lesión de cara a lo que se le viene.

Cabe aclarar que no hay dudas de que Lisandro podrá estar desde el arranque el domingo frente a Estudiantes. La precaución que toma Alfaro es razonable si se tiene en cuenta que el jugador se recuperó hace algunas semanas de un desgarro, y siendo el hombre más importante de su defensa, no querrá que le pase nada y pueda estar en los compromisos que se vienen.

Para el domingo, Alfaro sabe que no podrá contar con Eduardo Salvio, Mauro Zárate ni Wanchope Ábila. Tanto el ex Vélez como el Toto están en la fase final de la recuperación, y podrían estar para el duelo ante San Lorenzo, pero Ramón tendrá que esperar un poco más. De todos modos, el objetivo del DT es poder contar con todos el 1 de octubre, cuando su equipo visite a River por la semifinal de la Libertadores.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí