Otra novela que parece no tener un desenlace claro es la del delantero italiano. El punta quedó libre del Olympique de Marsella y el Mengao aceleró para cerrarlo, ofreciéndole un contrato millonario de cinco millones de dólares por año en dos temporadas.

No obstante, la Fiorentina había aparecido en el radar para llevárselo y, debido al deseo primordial del ex delantero del Manchester City de retornar a la selección italiana, el equipo europeo lo tendría casi cerrado. Claro, desde el cuerpo técnico prefieren quedarse con Giovanni Simeone.

Esta cuestión permitió al Flamengo adueñarse del pase e intentar cerrarlo. Pero ahora, el punta italiano pidió que fichen a su hermano, Enock Balotelli, de 26 años, para que pueda jugar en el Boavista de la Serie D, equipo que funciona como filial del Mengao. ¿Seguirá dando batacazos el equipo de Río de Janeiro?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí