El defensor Guillermo Burdisso, hermano del mánager de Boca Nicolás, dijo que no se sorprendió por la llegada de Daniele De Rossi al Xeneize y, tras su paso por la Roma, marcó el liderazgo que tiene dentro de un equipo y la importancia que tuvo en su adaptación.

“Como persona tengo los mejores recuerdos. El primer día que llegué a Roma yo me quedaba solo, salió y me llevó a comer. Que un campeón del mundo te diga ‘vamos a comer’ es arrancar con el pie derecho. Era uno de los dueños del vestuario junto a Totti. Que haya tenido ese gesto conmigo me marcó”, declaró el jugador de 30 años tras su paso por el Giallorossi entre el 2010 y el 2011.

En diálogo con Radio La Red, el futbolista que se recupera de un problema cardiaco que impidió su traspaso a San Lorenzo aseguró sus sensaciones frente a su llegada al equipo de La Boca: “No me sorprendió que venga porque lo conozco, sé que tiene los huevos para hacerlo”.

“Suele pasar que a los jugadores europeos les llame la atención el fútbol sudamericano, sobre todo la Copa Libertadores. Les llama mucho la atención la pasión y todo lo que rodea a fútbol de estos lugares”, concluyó Burdisso sobre los motivos que pudieron haberlo convencido para jugar en la Argentina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí