Solo fue un susto. Mientras Lionel Messi y Luis Suárez están de vacaciones en Ibiza, sus autos descansan en la terminal de vuelos privados del Aeropuerto de El Prat y tuvieron que ser revisados por personal de seguridad del lugar por una amenaza de bomba sobre ellos.

Una llamada desencadenó todo el procedimiento que puso en acción a los trabajadores del lugar y se acercaron a los vehículos con perros especializados para hallar cualquier artefacto explosivo, pero en el examen no se encontró nada y solo se trato de una falsa alarma.

Este hecho ocurre a un día de que el delantero uruguayo deba retornar a Cataluña para incorporarse a los entrenamientos de pretemporada con Barcelona. A diferencia de su compañero, Messi volverá a partir del domingo a las prácticas. Ambos jugadores continúan de vacaciones ya que disputaron la Copa América con sus respectivas selecciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí