Como en la semifinal ante Argentina, la final entre Brasil y Perú volvió a estar opacada por las fallas arbitrales y del VAR. Si bien la Verdeamarela ganaba meritoriamente, Roberto Tobar decidía sancionar penal en el cierre del partido, cuando los Incas intentaban lograr el empate, para que el local se consagre campeón gracias al triunfo por 3 a 1.

En una competencia que quedó marcada por las irregularidades en el VAR, los jugadores dirigidos por Tite no solo se quedaron con el trofeo sudamericano, sino también con las premiaciones individuales. Entre las condecoraciones más llamativas, el local fue denominado como el equipo fair play y Everton quedó como el goleador del certamen pese a haber marcado tres tantos como Paolo Guerrero y por mayor asistencia el brasileño se subió al podio.

Más allá de estos premios, Brasil también se quedó con el mejor jugador y arquero de la Copa América. Como era de esperar, Dani Alves y Alisson se sumaron a la premiación que recibió Everton.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí