Luego de la noche polémica ante Brasil, la Selección Argentina se despidió de la Copa América ganando 2 a 1 a Chile en San Pablo, que le permitió finalizar tercero. Pero más allá de los goles de Sergio Agüero y Paulo Dybala, nuevamente el conjunto arbitral, encabezada por Mario Díaz de Vivar, se tomó el protagonismo con una mala expulsión de Lionel Messi que no fue revisada en cancha por el VAR.

Reviviendo lo que fue su jugada, el capitán recordó: “Con una amarilla se hubiese terminado para lo dos. Son cosas que suelen pasar en los partidos. Lo que dije la vez pasada seguro que paso factura y fue mandado. Ya está, lo importante que el equipo con diez siguió respondiendo muy bien y se terminó bien la copa”. Aunque agregó: “Estaba el VAR que otra vez no se usó y se podía haber revisado la jugada, donde no sucedió. Me voy tranquilo más allá de la bronca de no haber podido terminar el partido”.

A causa de la expulsión y de lo ocurrido ante la Verdeamarela, Leo prefirió no estar presente en la premiación, por lo que apuntó ante la Conmebol al manifestar: “No fui por todo un poco. Nosotros no tenemos que ser parte de esta corrupción. La falta de respeto durante toda esta copa. No vamos con la sensación que estábamos para más, que hicimos como contra Brasil y hoy un gran campeonato. Tuvimos un crecimiento desde el principio a hoy y que lamentablemente no nos dejaron estar en la final. La corrupción, los árbitros y todo eso no permite que la gente disfrute del fútbol, el show y lo arruina un poco”.

“La corrupción, los árbitros y todo eso no permite que la gente disfrute del fútbol, el show y lo arruina un poco”.

Asimismo sobre la jugada ante Medel, el astro del Barcelona indicó: “Él es un jugador que va siempre al límite y tiene varias de esta peleas en un partido. No era para roja ninguno de los dos, es un momento de juego que termina con amarilla para cada uno. Al comienzo el árbitro me dice que es alguien que le gusta hablar mucho y que esperemos nos llevemos bien. Pero en la primera me expulsa a mí”.

Más allá de todo lo manifestado, Messi no se arrepiente, por lo que señaló: “Que hagan lo que quieran. Yo me voy tranquilo con la cabeza en alta y orgullo de este grupo que dio todo, que fue en crecimiento. Espero que se respete este grupo porque tienen mucho que dar”.

Con lo sucedido en varios partidos y principalmente en el clásico, Leo hizo referencia a la final y avisó: “No hay dudas. Lamentablemente creo que está armado para Brasil. Ojalá el VAR no tenga nada que ver en esta final y Perú pueda competir. Pero lo veo difícil”.

Por último, en rueda de prensa, Leo Messi se mantiene en su postura por lo que sentenció: “Hay que ser sinceros. Siempre digo la verdad y soy honesto. Eso lo que me deja tranquilo. Si lo que digo afecta no es parte mía”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí