Luego de la bochornosa actuación arbitral en semifinal ante Brasil, la Selección Argentina definió el tercer puesto de la Copa América frente a Chile en San Pablo. Como en la ediciones del 2015 y 2016, la Albiceleste se cruzaba con La Roja pero no para definir quien se adueñaba del trofeo continental sino para ver quien quedaba detrás de la Verdeamarela o de Perú.

En un duelo que no había nada en juego, Lionel Scaloni pretendía conseguir un buen rendimiento para seguir agrandando consenso en la dirigencia de AFA. En un arranque donde a los dos se lo notaba impreso y con al intención de tener una presión alta, fue el conjunto Nacional el que sacó diferencias en el comienzo.

Después de que tuviera una chance de larga distancia, a los 11 minutos, Sergio Agüero dejó desparramado a Gabriel Arias, tras que Lionel Messi saque rápido una falta en el medio de la cancha, y convirtió el 1 a 0. La ventaja le permitió a la Selección Argentina sentirse más cómoda con la pelota y sacar provecho a las falencias defensivas de Chile. A los 21, Giovanni Lo Celso, con un pase filtrado, encontró a Paulo Dybala que se sacó su marca de encima y ante la salida del arquero de Racing marcó el 2 a 0 en una ráfaga del equipo.

Teniendo dos asociaciones, primera Messi-Agüero y luego Lo Celso-Dybala, la Albiceleste lograba encaminar un encuentro que en el arranque parecía tener más clara la intención de atacar los Trasandinos. Más allá de tener varios ocasiones para estirar la diferencia, como la Pulga y la Joya, se fueron al entretiempo ganando por 2 a 0.

Como contra Brasil, nuevamente el árbitro, Mario Díaz de Vivar, y el VAR tomaron el protagonismo en la primera parte, ya que a los 36 minutos se iban expulsados Gary Medel y Lionel Messi, donde el defensor chileno fue quien agredió al argentino que solo se había quedado parado ante los empujones de su rival. Pese a que las imágenes, volvían a ser elocuentes pero que no la revisaron en cancha, ambos capitanes que se perderán el arranque de las Eliminatorias Sudamericanas.

Para agrandar aún más el enojo que hay en la Selección Argentina, a los 10 minutos del segundo tiempo la tecnología decidía sancionar penal de Giovanni Lo Celso a Charles Aránguiz. A pesar que estuvo bien sancionado, el malestar pasaba por no haber revisado la expulsión de Leo Messi y recordar lo ocurrido contra Brasil. Más allá de todo, poco le importó a Arturo Vidal que desde los doce paso anotó el 2 a 1.

El descuento le dio vida a los de Reinaldo Rueda, que hasta la decisión arbitral estaban siendo dominado por los de Lionel Scaloni, que nuevamente fallaba en los cambios y sacaba a Paulo Dybala, quien venía siendo el mejor del equipo. A pesar de esto, Sergio Agüero tuvo sus chances para sentenciar la historia.

Logrando mantener la ventaja, Argentina se quedó con el triunfo por 2 a 1 y con el tercer puesto de la Copa América. Ahora la dirigencia tendrá que tomar una decisión con Scaloni, que seguir para los seis amistosos de este año, de cara a las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a Qatar que comenzarán en marzo del 2020 y más adelante albergará la competencia sudamericana junto a Colombia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí