Diego Markic es ayudante de campo de Rodolfo Arruabarrena en el Shabab Dubai de los Emiratos Árabes, pero ambos supieron estar en el banco de Boca entre el 2014 y el 2016. Allí ganaron dos títulos, pero las derrotas ante River en semifinales de la Copa Sudamericana y San Lorenzo por la Supercopa Argentina desgastó un ciclo que tuvo sus aciertos y sus errores.

En diálogo con Mundo Boca Radio, manifestó las presiones que había luego de llegar hace cinco años al club en reemplazo de Carlos Bianchi: “Obviamente intentamos hacer lo mejor con el ´´Vasco´´ cuando estuvimos en el club, fue difícil nuestra llegada. Hicimos autocrítica y estoy seguro que algunas cosas las hubiéramos hecho diferente ”

Además, apoyó lo dicho tiempo atrás por el mánager Nicolás Burdisso porque “la vara alta quedó alta en Boca luego de todo lo que se ganó en el 2000 de la mano de Bianchi” y dijo que el bicampeonato local logrado por Boca en las temporadas 2016/17 y 2017/18 con Guillermo Barros Schelotto como entrenador no fue tomado con la relevancia del caso: “Pasó como algo normal y mira que es muy difícil ganar en este fútbol. Los técnicos perdemos más de lo que ganamos, Boca es muy grande”.

En este tren, crítico la pasión con la que se vive este deporte en el país: “El fútbol argentino es muy histérico, ganar no es fácil y en boca se lo minimiza. Es un mundo aparte, si pierde es el equipo que más vende en la Argentina. Hoy se le da poco mérito a lo que se gana en el club. De chico iba al club en los 80 y era una época difícil porque se ganaba poco”.

En consonancia a esto, hizo foco en la última derrota ante Tigre en la final de la Copa Superliga y concluyó: “En cada derrota parece que se cae el mundo abajo y un torneo se lo toma como algo normal, ganar en el fútbol argentino es muy difícil, es muy complicado disfrutar los triunfos. Boca es demasiado grande entonces se destaca lo malo”

Con vistas al presente, se refirió al primer refuerzo que llegó al Xeneize como Alexis MacAllister en este mercado de pases e ilusionó a los hinchas con su talento: “Me parece un jugador bárbaro, lo vengo siguiendo hace mucho. Tiene buena pegada, puede jugar de enganche o de interior como lo hacen Paredes y lo Celso, tiene mucha dinámica. Si se adapta rápido, puede ser figura del próximo torneo”.

Por último, habló del entrenador de la Selección Argentina Lionel Scaloni, con quien fue campeón del Mundo Sub-20 en Malasia hace 22 años, y el debut oficial de su excompañero en la Copa América hoy a las 19 frente a Colombia: “Éramos muy jóvenes en ese año, todos hemos madurado. Hoy le toca tomar una responsabilidad muy grande. El momento de la selección no es muy regular, pasaron muchos técnicos y es difícil encontrar un equilibrio”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí