Debutó en Vélez Sarsfield. Fue campeón en 2005, se quedó dos años más y se fue al Viejo Continente. Volvió en 2013 para ganar la Copa Libertadores y no lo logró, pero sumó una nueva estrella a nivel local. Se volvió a ir a Europa. En Liniers esperaban con ansias su vuelta. Se intentaba, pero no se podía. Hasta que en 2018, el Fortín se encontraba comprometido con el descenso y decidió volver a préstamo para evitar la caída a la segunda división. Misión cumplida, ¿se queda, no? Cuando las cosas daban para que siguiera, todo cambió. En Boca lo llamaron para jugar la Copa Libertadores y el lo pensó una eternidad, pero optó por tomar la decisión de irse. A partir de allí, todo cambió para siempre. A tal punto que ahora, Vélez lo nombró como persona no grata para el club.

“¿Volverías a jugar en Vélez?”, preguntó @Ezzequiel, que realiza ping pong en su cuenta de Instagram. “No”, contestó de forma concisa el actual delantero del equipo de la Ribera. Claro, el último antecedente por Copa Superliga fue algo que terminó de romper la relación entre Zárate y el equipo de Liniers. Además, habló de los cuernitos que se hicieron famosos justamente ante el Fortín y afirmó que sí funcionan.

El desafío consistió en responder la mayor cantidad de preguntas en 90 segundos. Y entre otras perlitas, Mauro eligió a su compañero Bebelo Reynoso como el mejor jugador del medio local y a Franco Armani como el más destacado de River. Sí, justo al que deberá enfrentar en la revancha del 22 en La Bombonera.

¿Un equipo en el que estuviste cerca de jugar? “Real Madrid”, respondió. Lo curioso es que si esa transferencia se hubiera concretado, Mauro habría seguido los pasos de su hermano Rolando, quien vistió la camiseta del Merengue en el 2000, y con quien actualmente se encuentra enfrentado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí