Escuchanos en ¡VIVO!


Lluvia de goles

El Boca Supercampeón le ganó 3-1 a Godoy Cruz con un doblete de Wanchope Ábila y otro de Mauro Zárate. Prieto descontó para el Tomba y en la siguiente fase ira con el ganador de Vélez-Lanus. El partido estuvo parado 22 minutos por la lluvia.

Por Facundo Sarabia

Todo comenzó con fiesta en la Bombonera donde se festejó la obtención de la Supercopa Argentina que Boca le ganó a Rosario Central por penales. Esto se trasladó por minutos en el partido ya que de arranque nomás, a los 6 minutos, desde un córner de Pavón, peinó Agustín Almendra y apareció Wanchope Ábila para poner el 1-0 y empezar a creer que el encuentro iba a ser un trámite.

 

Sin embargo, el diluvio no tardó en llegar y cambió rotundamente el desarrollo del mismo. Urgido por el resultado, Godoy Cruz intentó jugar y complicó en dos oportunidades al Xeneize, pero no pudo concretar las jugadas creadas.

 

En cuanto a Boca, tuvo la ayuda del campo de juego, en complicidad con la negligencia de los defensores del Tomba, donde en dos oportunidades tiraron la pelota atrás para el arquero y esta se detuvo. En la primera, casi fue penal a Tevez – Tello dijo que no - y en la segunda Pavón quedó mano a mano con Ramírez y definió mal por arriba del travesaño.

 

El juego siguió y el clima fue subiendo entre los jugadores. Una trifulca entre Mansur y Campuzzano le dió lugar a Tello para aprovechar a detener el partido y esperar el cese de la lluvia para intentar que se drene el campo de juego. Esto ocurrió a los 28’ de la primera parte.

 

Tras 22 minutos de espera y un leve descanso que se tomó la lluvia, Tello notificó la reanudación del partido y se disputaron los 17 minutos restantes de la primera parte en donde no pasó mucho, consecuencia del estado de la cancha.

 

Ya para el complemento, el cotejo se desarrolló en condiciones más normales, donde si bien el campo tenía una carga importante de agua, los charcos habían desaparecido y con el correr de los minutos la pelota rodó de mejor manera. A todo esto, de arranque nomás, como en la primera parte, Boca golpeó a los 10 minutos con la fórmula Pavón-Ábila, donde el cordobés desbordó y asistió al goleador para empujarla y poner el 2-0 que sentenció la serie.

 

Los minutos siguieron pasando y los de Gustavo Alfaro, si bien no dominaron, tuvieron el control del partido a pesar de algunos avances de Godoy Cruz que no negoció en ningún momento su idea de manejar la pelota, aunque le costó en los metros finales salvo un ataque a los 35’ donde Richard Prieto hizo la individual, encaró a Weigandt, le tiró la pelota por un lado, lo pasó por el otro y con un remate razo cruzado puso el descuento para el conjunto mendocino.

 

Ya con el partido resuelto, saltó al partido Mauro Zárate y a los 42’ estampó el 3-1 definitivo con una exquisita definición de tiro libre. Así, Boca selló su clasificación a los cuartos de final de la Copa de la Superliga y en la siguiente fase se medirá ante el ganador de Vélez-Lanus. En La Boca todo es felicidad, vienen de ganar una Copa y ahora sueñan con otra.

 

 

 

2019-05-05
FUTBOL
DEPORTES