Escuchanos en ¡VIVO!


Bostezo rosarino

En una nueva edición del clásico de Rosario, Newell’s y Rosario Central empataron sin goles en el estadio Marcelo Bielsa. Ninguno de los dos dieron créditos para ganar el partido, pero en el final se acercó al triunfo el Canalla con algunas situaciones que fueron atajadas por la figura Alan Aguerre.

Por Agustin Florance

En la fecha 18 de la Superliga argentina existió lugar para el Clásico rosarino entre Newell´s y Rosario Central que se enfrentaron en el estadio Marcelo Bielsa. Ambos no tienen una realidad perfecta en el trayecto del campeonato, pero estos partidos son aparte a los que se disputan los demás encuentros y pudo haber pasado cualquier cosa.

 

La primera parte estuvo escasa de futbol. Newell’s fue el equipo que más jugó en el campo rival ante un Rosario Central agazapado en la defensa propio del arco que cuidaba Jeremías Ledesma. Al tener latente el miedo a perder que el deseo por ganar, muy pocas ocasiones de gol se obtuvo al cabo de estos 45 minutos, salvo un cabezazo de Luis Leal que estuvo cerca de ser ventaja leprosa, pero Ledesma desvió la pelota al corner.

 

En el complemento se repitió el bostezo generado en la primera etapa. La Lepra con mayor tenencia de pelota en el campo contrario y las situaciones de gol se daban muy de cada tanto y la más clara fue del Canalla. Esa jugaba más cercana de anotar fue cerca del final con un defectuoso disparo en la puerta del área de Washington Camacho, cuyo tiro quedó para el cabezazo de Germán Herrera y tapé de gran manera Alan Aguerre.

 

No quedaron allí las situaciones, ya que en el tiro de esquina siguiente a favor del visitante, la pelota le quedó servida en el área a Miguel Barbieri, pero el tiro fue sacado en la línea de meta por Mariano Bittolo.

 

A partir de allí, Newell’s fue un desconcierto total con muchas llegadas de Rosario Central. Mientras más pasó el tiempo y más se acercaba el final, más claras eran las situaciones. Por eso llegó Pablo Becker para robar en la salida de la defensa, enganchar un intento de quite y pegarle con mucha suavidad para que vuelva a atajar Aguerre y convertirse en la figura de la tarde rosarina.

 

Es un empate que sirve poquísimo, ya que en un clásico ganar es lo que vale y porque ambos deambulan en la mitad de la  tabla sin tantos puntos en su haber.

 

 

 

2019-02-10
FUTBOL
DEPORTES