Escuchanos en ¡VIVO!


Sin la Pulga no hay victoria

Con la ausencia de Lionel Messi, el Barcelona perdió 2 a 1 frente al Levante de visitante por la ida de los octavos de la Copa del Rey. El conjunto valenciano se puso adelante con goles de Erick Cabaco y Borja Mayoral, pero al final del encuentro Philippe Coutinho acortó la diferencia de penal. La vuelta será el jueves 17 en el Camp Nou.

Por Agustin Florance

Por la ida de los octavos de final de la Copa del Rey, el Barcelona visitó al Levante en el estadio Ciudad de Valencia. En la fase anterior el conjunto azulgrana eliminó al Cultural Leonesa por un amplio resultado en el global, mientras que el equipo local hizo lo propio frente a Lugo.

 

Para este partido de ida, Ernesto Valverde dispuso en cancha un equipo alternativo sin la presencia de Lionel Messi y las otras estrellas que lo acompañan seguido. Sin embargo, esa decisión del entrenador le jugó en contra en gran parte del encuentro.

 

En el primer tiempo salió ganando el Levante, no solo en el marcador, sino también en los números de disparos al arco rival. De entrada, el local se puso por delante en el marcador con un centro de tiro libre desde la banda izquierda para que Erick Cabaco domine en las alturas y marque de cabeza. A los pocos minutos después el conjunto valenciano amplió la diferencia con un quite en la mitad de cancha que quedó en pies de Emmanuel Boateng, quien filtró un pase para que Borja Mayoral cruce la pelota y marque el segundo y definitivo para estos primeros 45 minutos.

Para el complemento se repitió lo de la primera etapa. El Levante se hizo mucho mejor que el Barsa desde lo colectivo ante un equipo que buscó generar ocasiones con las individualidades, algo que no le funcionó para nada. El local aprovechó esa supremacía para llegar más veces al arco rival, pero en la mayoría de esas situaciones Jasper Cillessen tapó unos remates importantes de Mayoral y de José Luis Morales.

 

De todas formas, el que anotó en el final del partido fue el Barsa con Philippe Coutinho de penal, el cual fue cobrado por el árbitro luego de que Denis Suarez reciba una patada en el área de Coke, quien fue uno de los eludidos por el volante español junto a Michel.

 

A pesar de la derrota, el Barcelona tendrá revancha el jueves de la próxima semana en el Camp Nou, donde podrá contar con los titulares habituales en búsqueda de la remontada. Desde el lado del Levante, sueñan con concretar el gran resultado obtenido en casa en el mítico estadio catalán.

 

 

 

2019-01-10
FUTBOL
DEPORTES