Escuchanos en ¡VIVO!


19 años de sequía

Ese tiempo pasó para que Unión vuelva a ganar en Arroyito ante Rosario Central y fue por 4-0 con una gran actuación de Damián Martínez, con dos goles y dos asistencias. Los tantos restantes los convirtieron Pittón y Fragapane. El Tate se prende en la lucha por el título con 15 puntos a cuatro de Racing, mientras el Canalla sigue sin encontrar el rumbo y llegó a los cuatro partidos sin ganar en el torneo.

Por Federico Pineda

Luego de haber descansado la fecha pasada (su partido de local ante San Martín de San Juan fue postergado por elecciones en el club), Rosario Central recibia en el Gigante de Arroyito a Unión de Santa Fe por la octava fecha de la Superliga, en busca de levantar cabeza en un torneo que no ganaba hacía tres partidos. Mientras, el Tatengue quería continuar su buen andar y conseguir la victoria para ubicarse a cuatro puntos de Racing, líder del campeonato que enfrentará a Boca esta noche.

 

El inicio del partido sería todo para el visitante que golpearía primero en el marcador a los 11 minutos del partido en medio de una polémica. Martínez recibió un centro cruzado desde la izquierda y se agachó para dejar caer al suelo a Elías Gómez, quien saltó a buscar la pelota, pero Echenique no cobró nada y dejó seguir la acción. El volante desbordó desde la derecha para meter un centro atrás que Mauro Pittón cambió por gol en el punto penal para sorpresa de los más de 40 mil hinchas presentes en Arroyito.

 

El equipo de Edgardo Bauza no pudo dominar la escena del partido y siguió padeciendo los errores defensivos que provocaban sus propios desbarajustes. Su respuesta inmediata frente al gol sufrido, con un cabezazo de Herrera en el área chica, tras un centro de Parot, que Nereo Fernández desvió al córner en una de las mejores atajadas de la fecha, sólo fue algo aislado del Canalla que sufriría el segundo cachetazo a los 23 minutos de la primer parte.

 

Cada ataque del conjunto dirigido por Leonardo Madelón era una daga al corazón de la Academia, pero el segundo tanto llegó por un tiro de media distancia con Jeremías Ledesma, arquero local, como gran culpable. El asistidor del primer gol, Damián Martínez, recibió la pelota en tres cuartos de cancha y se acomodó para rematar de frente al arco. Su tiro picó en el camino hacía Ledesma y la pelota tomó velocidad en el rebote, sumado a que el arquero calculó mal el rechazo hacia un costado y debió sacarla de adentro.

 

Seis minutos más tarde, el guardameta sería nuevamente protagonista tras un tiro de Acevedo que dio rebote al medio y lo capturó Zabala, pero se recompondría rápidamente tapando el remate del uruguayo. Con la ventaja de dos goles, los santafesinos se dedicaron a defender la victoria sin mayores preocupaciones frente a su arco, con un Rosario Central que tuvo más la pelota en los 45 minutos, pero estuvo carente de ideas para generar juego ante su gente. Así terminó la primer parte y ambos equipos se fueron al vestuario.

 

Ya en el complemento, Unión seguía superando a Central y daría su primer aviso a los seis minutos de arrancado el partido con Damián Martínez como gran figura del encuentro. El asistidor del primer tanto, nuevamente, desbordó por la izquierda, sector donde nunca lo marcaron, y tras una serie de rebotes le quedó a Bruno Pittón -hermano de Mauro- en un costado del área. El lateral por derecha remató pero su tiro fue desviado en la línea por Matías Caruzzo. Siete minutos más tarde, llegaría el tercer tanto del Tate.

 

Damián Martínez seguía floreandose en el partido y sería el asistidor de otro tanto con un centro que lanzó desde la izquierda y apareció por el fondo, sin marca, Franco Fragapane para impactar la pelota de volea y vencer la valla de Ledesma, que no pudo hacer nada ante el misil del delantero mendocino.

 

Este tanto fue la gota que rebalsó el vaso en la gente por el cuarto partido sin victorias y empezaron a pedirle más ganas (con otras palabras) al equipo del Patón, que seguía siendo inferior a su rival y tendría el descuento a partir de una jugada aislada que terminó en centro y cabezazo de Marco Ruben y la pelota adentro del arco, pero la jugada fue anulada por un fuera de juego inexistente en una acción muy fina para el asistente.

 

Sin embargo, Central sufriría un nuevo mazazo a la ilusión y sería Damián Martínez el autor del gol. La actuación soñada del lateral culminaría de la misma forma que metió el primer tanto y, nuevamente con Ledesma como gran responsable. El jugador remató a más de 30 metros del arco y su remate no se ve que se desvie en un rival. El arquero tuvo una floja reacción para cerrar una de las peores funciones del equipo de Edgardo Bauza en la Superliga.

 

Con esta victoria, Unión gana en este estadio luego de 19 años sin llevarse los tres puntos, siendo la última victoria en el Clausura 1999 y llega a la tercera ubicación de la tabla con 15 puntos, a cuatro de Racing. Por otro lado, Rosario Central sigue sin encontrar el rumbo y, luego de un arranque demoledor con tres victorias consecutivas, hace cuatro encuentros que no logra la victoria y se mantiene con 10 puntos.

 

Debido al párate por la Fecha FIFA, ambos equipos volverán al ruedo oficial recién dentro de dos semanas. Los rosarinos tendrán un duro escollo visitando la Bombonera para enfrentar a Boca, el próximo domingo 21 de octubre. Por otro lado, su rival de hoy visitará La Paternal el mismo día para medirse frente a Argentinos.

 

 

 

2018-10-07
FUTBOL
DEPORTES