Escuchanos en ¡VIVO!


Coloccini: "La cabeza era mi peor enemigo"

El defensor del Ciclón habló sobre lo que significó estar marginado durante más de siete meses del plantel pero la llegada del Pampa Biaggio lo devolvió a los primeros planos. Sobre su futuro, declaró: "Me gustaría retirarme acá".

Por Federico Pineda

Fabricio Coloccini es un hincha de San Lorenzo de pura cepa. Su fanatismo arrancó de muy chiquito por su abuelo y lo siguió con su padre, quien era coreado por toda la gente cuerva cuando jugaba allí. Por este amor al club, el defensor volvió para retirarse en julio del 2016 pero, luego de unos meses, el entrenador Diego Aguirre decidió apartarlo del plantel.

 

Llegó a estar más de la mitad del 2017 con la Reserva, aunque él nunca se rindió y cuando asumió el Pampa las riendas del equipo, volvió a entrar en consideración para redondear su vuelta a las canchas ante Boca el 4 de febrero pasado. Sobre este partido, el defensor manifestó lo fundamental que fue: "Era un encuentro muy importante para demostrarme a mí mismo, era una deuda con mi cabeza, mi enemiga en este tiempo. Lo tomé como un desafío y por suerte salió bien".

 

En charla con Olé se refirió a todo ese tiempo que estuvo marginado del plantel, sentenciando: "No dudaba de mis condiciones pero la cabeza era mi peor enemigo. Levantarte para ir entrenar sabiendo que no ibas a jugar, que ni ibas a estar convocado. Todas esas cosas negativas se sufren bastante y hay que lograr salir adelante". Además, expresó todo lo que pensó en ese tiempo:  "Lo que más me perturbaba era pensar que no volvería a jugar con la camiseta de San Lorenzo porque el entrenador no me tenía en cuenta. Lo que más molestaba y dolía era irme de esa manera, apartado. Yo quería irme jugando y no por la decisión de otra persona". y cerró: "Era un desafío que tenía que afrontar cada día".

 

El jugador de 36 años habló sobre una decisión mas grata, su vuelta al club, para lo cual se preparó mentalmente: "A la hora de tomar la decisión me preparé para venir a la Argentina. Acá jugás dos partidos mal y ya te insultan, después tenés dos buenos y sos ídolo. Ahí a veces empieza el desbalance en la cabeza de un jugador". y agregó sus ganas de nunca irse de la institución: "Me gustaría retirarme acá, pero nunca se sabe. No es sólo mi deseo, depende lo que quiera el club".

 

Por último, se refirió a la llegada de Claudio Biaggio como entrenador de San Lorenzo, regalándole elogios a quien le devolvió su lugar en el plantel: "Cuando asumió todos tenían dudas, y se ganó el cargo. Es un tipo de la casa, que conoce a todos los pibes de Inferiores y sabe lo que es el club".

 

 

 

2018-02-13
FUTBOL
DEPORTES