Escuchanos en ¡VIVO!


El Rey esta de nuevo

Con el gol de Ezequiel Barco, Independiente igualó 1 a 1 ante Flamengo en la final de la Copa Sudamericana y volvió a gritar campeón pese al tanto de Paquetá. El Rojo, que deberá disputar la Recopa Sudamericana el próximo año, volvió a levantar un trofeo después de 7 años.

Por Jonathan Riniti

Después del triunfo por 2 a 1 en el Libertadores de América, Independiente visitó el Maracaná para medirse frente al Flamengo por la revancha de la final de la Copa Sudamericana. Con una previa repleta de violencia, por los diferentes maltratos a los hinchas argentinos, el elenco de Ariel Holán buscaba mantener la diferencia para volver a los primeros planos internacionales y quedarse con el título que supo ganar en el 2010.

 

En un ambiente ensordecedor, fue el conjunto brasileño el que tomó el dominio de la pelota en el arranque del partido. Como era de esperar, porque tenía la obligación de conseguir la igualdad de la serie, desde el manejo de Diego el local insinuaba a través de las bandas pero no lograba ser claro en la definición.

 

Tras superar los primeros minutos, donde los dirigidos por Reinaldo Rueda tuvieron la más peligrosa a los 12 luego de una diagonal de Everton que cuando enfrentó a Martín Campaña definía al cuerpo del arquero, el Rojo empezaba a pelearle la posesión del balón. Mostrándose seguro en el fondo, los conducidos por Ariel Holan intentaban ser más directos y efectivos cuando buscaban el arco defendido por César.

 

En el mejor momento de Independiente, Flamengo lograba a los 29 minutos abrir el marcador. Después de una falta polémica que le cobraba Wilmar Roldán de Fernando Amorebieta, Réver apareció por la izquierda para meter la pelota al centro del área chica y luego que Nicolás Domingo no logre despejar, Lucas Paquetá marcaba el 1 a 0.

 

Era un baldazo de agua fría para los de Avellaneda, porque cuando mejor estaba sufría la igualdad de la serie con una cuestionada decisión del árbitro. Sin embargo, como sucedió en la ida, lograba poner el 1 a 1 rápidamente. A los 36, Maximiliano Meza era derribado dentro del área y sin dudar Roldán sancionaba penal. Tras al algunos minutos donde el VAR revisó la jugada, Ezequiel Barco con un remate cruzado emparejó la revancha.   

         

Golpeando en el momento justo, Independiente se iba al descanso con la ventaja de un gol en el global. La tranquilidad que tenía para manejar la pelota en el primer tiempo, el Flamengo la perdía en el complemento. Después de superar las peligrosas insinuaciones del local, el elenco argentino se paraba en su campo de juego para salir de contragolpe. Justamente presionando en mitad de cancha, Emanuel Gigliotti tras una buena jugada individual podía haber puesto el 2 a 1 pero Juan se la sacaba en la línea.

 

Jugando en el cabeza el resultado, el Fla entró en el nerviosismo que generaba su gente en las tribunas y no lograba azotar a un Rojo que con el correr de los minutos se fue aferrando a la ventaja conseguida. A pesar de poder sentenciar el título con anticipación, los de Avellaneda debieron sufrir hasta el último minuto para volver a gritar campeón.

 

Después de todo lo que debió padecer como institución, Independiente volvió a consagrarse tras 7 años. Justamente el último título había sido la Copa Sudamericana. Con la obtención del campeonato continental, el Rojo volverá a participar de la Libertadores en el 2018 y deberá disputar la Recopa Sudamericana ante el Gremio de Porto Alegre.

 

 

 

2017-12-13
FUTBOL
DEPORTES