Escuchanos en ¡VIVO!


Se infla con aire de Primera

Huracán, que corría con riesgo de descenso, empató 0-0 ante Belgrano, que cerró un pésimo torneo, por la última jornada del campeonato, en Parque Patricios.

Por Enzo Beron

Huracán, con la urgencia de un empate para mantener la categoría, recibió a Belgrano, que cerrará un pésimo campeonato, por la última fecha del torneo local, en Parque Patricios. El local complicó su permanencia en primera tras caer entre semana ante Lanús, mientras que el visitante logró tres puntos ante Newells.

 

El campeonato argentino, con campeón coronado y todo, es infartante hasta la última fecha. En este caso, la velada nos presentaba un duelo que infringiría en la historia de uno de los equipos, del local. El último cupo del descenso es luchado entre Temperley, Aldosivi, Olimpo y Huracán, siendo este último el acreedor de más tranquilidad entre tanto desespero. Con sumar mínimamente una unidad, y ni hablar de un triunfo, sellaba su nombre en el próximo campeonato de la máxima, mientras que una derrota, en el peor de los casos, lo pondría en condiciones de un desempate.

 

Durante los primeros 15, en donde el juego presenta los rasgos que quizás definen el desarrollo de la etapa, el conjunto dirigido por Azconzabal plasmó su necesidad en el campo. Con González-Fritzler como alma creativa del equipo, intentó explotar los flancos con Pusseto y Romero Gamarra, durante ese primer cuarto de hora. La posesión completa de la pelota, gracias a la convicción para buscar la ventaja, sumado a la química anterior, no dejó que los Piratas puedan imaginar situaciones con pelota en poder ya que la acción primaria debía ser parar los ataques de rojo. A pesar del buen juego, el local le hacía llegar poco la pelota a Briasco, ya que en varias ocasiones decidió utilizar a Mariano Gonzalez como falso 9, mientras el real se llevaba los flashes de la marca.

 

Luego de eso, el encuentro se adentró en un desorden del cual Belgrano fue el que mejor se organizó. La visita equilibró el choque y ahora la posesión era repartida. Huracán se olvidó de los primeros minutos y desaprovecho ocasiones de generar peligro, por imperfecciones en asociaciones, mientras que el conjunto cordobés se encontró más con la misma pero era poco criterioso para jugarla. A los 26, Mariano Gonzalez, que fue el mejor de la primera etapa, cortó una serie de pases seguidos del rival en el círculo central, y trató de sorprender con un disparo desde atrás del mismo, pero que pasó por fuera del arco defendido por Lucas Acosta. El local finalizó los segundos 15 como arrancó los primeros.

 

Pisando los 30, el conjunto de Parque Patricios volvió a estructurarse y capitalizó el desgaste que el propio Belgrano propuso para tratar de igualar los rendimientos, ya que Araujo y Villalba, los laterales, comenzaron a pasar al ataque con mayor soltura. Esto terminó por llevar al rival a replegarse a su última línea. El Globo encontraba huecos gracias a la movilidad de la línea ofensiva pero en contra de sus intereses no encontró la amistad con la definición, que entre Romero Gamarra, Pusseto y Briasco, sumadas a las anteriores de Mariano Gonzalez, fue el que más incomodó los tres palos.

 

En el segundo tiempo, el primer cuarto de hora se lo adueñó Belgrano, pero cediendo peligrosamente la pelota en lagunas ocasiones al rival. La actuación de Mariano Barbieri creció exponencialmente y fue lo mejor del Pirata, gracias a que comenzó a jugar por toda la cancha e intentó contagiar a sus compañeros. La nueva cara del juego permitió que Kuki Márquez y Matías Suarez se enfrenten a Marcos Díaz por primera vez en todo el encuentro. Huracán, quizás un poco más de contragolpe debido al desgaste realizado, se dedicó durante esa parte a tratar de contragolpear.

 

Las noticias llegaban a ese sector de la Capital Federal y arruinaban el juego: Olimpo apabullaba 3-0 a Aldosivi, y le daba la tranquilidad al Globo de que ya no habría posibilidad de caer de categoría. A pesar de que parezca mentira, la caída de lo bueno quen nos estaba regalando el encuentro, cayó en coincidencia con el mismo hecho.

 

Los últimos 15 del partido fueron monótonos, desgastados y mediocres desde las dos partes. Los dirigidos por el Gallego Méndez, como a lo largo de toda esta noche y de muchos otros partidos, cerró la participación de la temporada con un partido horrible desde el plano futbolístico, pero que le permite un punto que sirve para el año que viene, mientras que el local, que por lo menos intentó hacer algo por el choque, se podría haber llevado tres puntos clave para anchar su promedio de cara a lo que viene. Para la anécdota quedará un zablazo de Briasco a los 40 que casi se clava en el ángulo de Acosta, como también la falta en el área chica que cometió un jugador de Belgrano y que permitió anular el gol que le habría dado la victoria al Pirata a los 43.

 

 

 

 

 

2017-06-26
FUTBOL
DEPORTES