Escuchanos en ¡VIVO!


En tu casa mando yo

River venció en condición de visitante por 3 a 1 a Boca y quedó más prendido que nunca en la pelea del torneo. Los goles del Millonario fueron de Pity Martínez, Alario y Driussi, mientras que había descontado Gago para el Xeneize.

Por Damian Rancez

El país se paraliza y el mundo está expectante de que pase en el superclásico. Es una jornada única que no tiene comparación en otro país. Esta vez la cita era en la Bombonera, donde Boca llegó como líder absoluto del torneo, y River ya clasificado a octavos de final de la Copa Libertadores, con aspiraciones de pelearle el campeonato al Xeneize.

 

Con un marco imponente y colmado de público dio comienzo al encuentro más esperado. Y así como nos hicieron vibrar en el pasado superclásico, este no fue la excepción. Desde el comienzo el dramatismo invadió la cancha y lesionados aparecieron para ambos equipos.

 

Primero Casco por el lado Millonario, y luego Centurión por el lado del local. Pero solo eso fue un tentempié para lo vibrante que serían los primeros 45 minutos. Quien golpeó en el comienzo fue River, aprovechando los espacios que dejaba Boca y lo cortado que estaba el equipo.

 

El team de Gallardo llevó la pelota de derecha a izquierda y tras un gran centro al segundo palo, el Pity Martínez la empalmó de volea para marcar el gol seguramente más lindo de su carrera.

 

Lejos de conformarse con eso River fue por más y lo consiguió en los pies de Alario, donde nuevamente encontró mal parada a la defensa de Boca y definió haciendo esteril la respuesta de Rossi.

 

En ese momento era todo nerviosismo para el puntero del torneo, que acompañado por su gente entraba en la desesperación. El visitante tuvo para rematar el resultado y ampliarlo pero la ineficacia en los últimos metros dejó que el partido siga abierto. Y es así que en la última jugada de la primera etapa, un tiro libre de Gago que quiso ser centro, encontró mal parado a Batalla que tuvo complicidad, puso el encuentro 2 a 1. Así se fueron al descanso con la sensación de que aún cualquier cosa podía suceder.

 

Y todo pasó en en complemento donde las emociones invadieron el campo de juego. Boca tuvo para empatarlo en reiteradas ocasiones, con ganas, con entrega pero siempre una pierna o la respuesta del arquero de River se lo negaron. Sobre el final Driussi sentenció el partido cuando nada faltaba y marcó el 3 a 1 tras un mal pase de Gago que fue recepcionado por Nacho Fernández y la cesión para el delantero.

 

Así se fue una nueva edición del superclásico, a favor del Millonario que no solo se mete en la pelea definitiva por el torneo sino que lo deja abierto para lo que queda.

 

Los goles:

 

 

 

 

 

2017-05-14
FUTBOL
DEPORTES